El biólogo celular Bruce Lipton afirma que el entorno de una persona influye de manera determinante en sus cambios biológicos y de percepción. En el 2025 la mitad del planeta tendrá acceso a internet. Hoy, en un minuto se generan 4,1 millones de búsquedas en Google, se comparten 3,3 millones de actualizaciones en Facebook y se suben 38.000 fotos diarias a Instagram.

 

Ese cuerpo gigante de información instantánea, omnipresente y multiplataforma, se constituye en el ‘nuevo entorno’ donde los ciudadanos dan forma a sus ideas y donde generan nuevos puntos de encuentro, construyendo significados con otros ciudadanos, organizaciones y marcas que no se quedan solo en el canal digital.

 

Según un estudio global de Havas Group, un 75% de las personas espera que las marcas hagan una mayor contribución al bienestar y calidad de vida. 60% de personas mencionan que el contenido elaborado por las marcas es irrelevante o no cumple con sus expectativas y gran parte del mismo (42%) pasa desapercibido. Las personas en la era digital no solo esperan un mensaje atractivo si no que las acciones de las empresas realmente aporten valor a sus vidas, uno de los retos entonces será repensar que lo que se comunique no solo sea diferente por su creatividad sino que tenga esa capacidad de involucrar, ser relevante, “verificable” y creíble.

 

Las personas evidencian/dejan rastro de sus hábitos e intereses cuando buscan información en los canales digitales. Esta información está a disposición de las empresas, pero gestionarla de manera eficiente no solo tiene que ver con entender las herramientas tecnológicas para hacerlo, sino con la actitud por escuchar y querer “conectar” con los intereses de nuestros públicos de interés.

 

Para poner un ejemplo, solo en contenidos relacionados con industrias extractivas existen más de 700 mil conversaciones al mes que se tejen entre los cibernautas peruanos, y si profundizamos en ello encontraremos que gran parte de esos intereses están relacionados en temas de ecología, medio ambiente, sostenibilidad.

En la era digital, el éxito de las marcas no estará solo en generar contenido de valor creativo, si no en la capacidad estratégica de hacer partícipes a sus audiencias desde la construcción de sus historias y las conversaciones que desean liderar.

 

Escrito por: Victor Lozano – Director de Estrategia en Catalán Studio

Ilustración: Kaori Asato – Diseñadora en Catalán Studio